Hoot

Un borreguito… Dos borreguitos…
Todos los espacios que creamos acaban siendo el retrato más fiel de quienes somos. Solo hay que abrir bien los ojos y leer la imagen. Si miras hacia el suelo ¿qué ves? Nosotros vemos algo que parece una alfombra que en realidad es un rebaño de ovejitas disfrazadas de alfombra. Un peluche dispuesto a amarnos sin condiciones.

GAN